Vida libre de violencia contra niños, niñas y adolescentes

Asumimos que la violencia se produce en el marco de relaciones desiguales de poder, donde los niños, niñas y adolescentes resultan vulnerables, debido principalmente a factores culturales que tienden a normalizarla y perpetuarla.  .

 Para hacerle frente a esta situación, promovemos el buen trato como una nueva forma de relación interpersonal y social, que implica la construcción de nuevas relaciones de poder.

Aportamos al fortalecimiento de capacidades personales y grupales de niños, niñas y adolescentes para enfrentar la violencia y acceder a instancias que les brinden atención y apoyo.

Contribuimos al fortalecimiento del sistema de atención integral a niños, niñas y adolescentes en el ámbito local y nacional. Intervenimos a nivel comunitario en la  implementación de estrategias de prevención y de articulación en red de servicios locales, que involucran la participación activa de la población. Consideramos también prioritario diseñar estrategias para atender a la población infantil y adolescente involucrada en la categoría de ofensora, tanto en relación a la violencia entre pares (bullying, pandillas) como a la violencia sexual.